Cargando builder...

Happy Management
30/06/2021

Aprender a conectar con los clientes como lo hacen en Marrakech

Las técnicas que nunca fallan

Vender es difícil. Conectar con tus clientes, aún más.

Y que siempre te escojan a ti como la mejor opción en lugar de a la competencia, aún más todavía.

Si no has estado en Marrakech, concretamente en la plaza de Jemaa el Fna, créeme si te digo que vender en ese sitio es difícil, muy difícil. Es cierto que hay muchos clientes potenciales, sí, pero de primeras van con un “no” férreo en la cabeza. La competición es feroz, y tienes lo que dura una frase para hacer que te compren.

Y para que se acuerden de ti la próxima vez.  Por ello, al estar ahí, fijarme en ese entorno fue una lección total. Es cierto que mucha gente se me acercaba a venderme lo que fuera, y el 99% de las veces dije que no, sin dudarlo. Pero hubo un vendedor que consiguió que le comprase, y de muy buena gana. 

¿Cómo lo hizo? Tan simple como que en lugar de acercarse a mí gritando “Ven aquí que la comida está buenísima”, “Tenemos la mejor comida de la plaza” o “Todo es muy barato”; se acercó a mí sonriendo y me preguntó cómo me llamaba. Al responderle, él me extiende la mano y me dijo “encantado, yo Santi Abascal”. Me salió la risa y le estreché la mano. En cuestión de segundos, ya estaba hablando sobre el hambre que tenía mientras iba a comer a su puesto, sonriente.

Este hombre se acercó de una forma distinta al resto y me sorprendió, luego, me provocó una emoción positiva al reírme (depende del contexto, pero el humor de verdad siempre engancha), y a pesar de que sabía perfectamente lo que yo estaba buscando, no ejerció ninguna presión para hacerme decidir. Me dio la sensación de que me estaba ayudando. 

O por ejemplo, en otra situación me di cuenta de la importancia que tiene el dejar tantear al cliente con los productos. 

Si te gustan las especias, Marrakech está lleno de tiendas donde las venden. Al entrar en ellas, te ofrecen muestras, te sacan un vaso de té para que estés todo el tiempo que quieras, conversas con los comerciantes… Todo es una estrategia para que te sientas como en casa, recordándote que no tienes ningún compromiso de decir que sí.

Bebe tu té, observa, huele, toca todo lo que quieras y decide si te gusta o no. Tienes que disfrutar de la experiencia, tienes que divertirte. Y sin darte cuenta, lo estás haciendo. Estás curioseando, y estás deseando. Seguro que compras algo, por poquito que sea. 

Y si más tarde quieres comprar, sabes a dónde volverás. 

¿Cómo no vas a acordarte de ese lugar donde te has sentido tan a gusto?

Conectar con los clientes parece muchas veces complicado y parece requerir de mucho brainstorming, cuando en realidad se reduce a dos ideas muy simples. 

La primera, es tener bien claro un concepto clave del servicio resumido en una frase que me gusta mucho: Welcome as guests, farewell as friends. 

Finalmente, la segunda idea consiste en hacerse una simple pregunta que orienta perfectamente las ideas: Si tu mejor amig@ fuese tu cliente, ¿cómo sería el servicio  que darías?

Más posts bonitos:

Los mejores juegos para tu equipo en teletrabajo

El teletrabajo puede cansar pero... ¿Y si lo animas un poco con tu equipo? Aquí te dejamos las mejores actividades que puedes hacer en remoto con tu equipo.

Leer Más

¿Para qué sirve Boxify Corporate, en realidad?

La pregunta más importante de nuestros clientes

Leer Más